CUESTIÓN DE COMPROMISO

La alimentación y nutrición de nuestros peludos cuestión de compromiso. Debemos tener siempre presente el ideal natural, pero los alimentos que no lo son pueden seguir contribuyendo a la salud. Pensemos en el proceso de calentar los alimentos. Los “alimentos balanceados” se extruden, hornean y enlatan a altas temperaturas por varias razones:

  • Esteriliza los alimentos para que no contengan patógenos peligrosos.
  • Ayuda a secar los alimentos para que no haya suficiente humedad para que crezcan bacterias, moho e insectos.
  • Gelatiniza los almidones de los cereales, legumbres y tubérculos para que sean digeribles.
  • Inactiva las enzimas que pueden hacer que los lípidos (grasas) se vuelvan rancios.
  • Inactiva los factores antinutricionales de los materiales vegetales que pueden interferir en la digestión.
  • Permite el moldeado.

Para lograr esto se requiere un calor alto y agresivo, no un calentamiento suave. Si un alimento enlatado para mascotas no se somete a un alto calor durante un periodo de tiempo específico, y luego se sella, la alta humedad de la lata crea un medio perfecto para el crecimiento microbiano e incluso la formación de toxinas mortales, como el botulismo. Por eso nunca debe comer o alimentar con alimentos de una lata que esté hinchada. La hinchazón se debe a los gases producidos por el crecimiento bacteriano.

Si un alimento seco no está suficientemente cocido y secado con calor suficiente, también favorecerá el crecimiento de patógenos peligrosos. Además, los almidones cocinados de forma incompleta fermentarán en el tracto digestivo de la mascota y provocarán trastornos digestivos. También se perderán los demás beneficios mencionados anteriormente.

Una dieta totalmente cruda es ideal para nuestras mascotas. ¿Pero, cuándo es posible y sostenible? Variar y rotar la dieta con alimentos de calidad real, suplementos y alimentos frescos, o sea la ALTERNANCIA o DIETA MIXTA para la salud es una excelente alternativa.

No podemos simplemente leer una etiqueta y saber cuál será la reacción de nuestra mascota. La única prueba verdadera es alimentar y observar los resultados. La mejor manera de evitar las alergias, la sensibilidad y la intolerancia a los alimentos es NO dar lo mismo comida tras comida.