LOS PRIMEROS DÍAS DE NUESTRO CACHORRO EN CASA

Los cachorros son realmente hipnóticos, es indudable. Pero más allá de todo el amor y la ternura que te inspiran, debemos saber que requieren de cuidados especiales. 

No solo porque como cualquier cría de cualquier especie está en un período de vulnerabilidad, sino en particular porque en esta etapa de su vida formará los hábitos que definirán su salud en la adultez

Lo bueno es que disfrutar de esta etapa de nuestro cachorro no es incompatible con trabajar con él para que forme buenos hábitos y puedan tener una convivencia feliz.  

Así que, si queremos ser tutores responsables, pero también conscientes, veamos los siguientes tips: 

Asesorarse con un profesional veterinario acerca del plan de vacunación y desparasitación para tu peludo cachorro. 

Cuidar de su salud es crucial en esta etapa, y bajo ninguna circunstancia debes descuidar su plan de vacunación. Este es un acto de responsabilidad con él, contigo y con los demás humanos a tu alrededor.

Seguro hemos escuchado decir que hasta que nuestro cachorro no cumpla los 4 meses de edad no debería salir a la calle, ya que se expone a enfermedades, pero correcto es que si estamos siguiendo adecuadamente el plan de vacunación y guardamos los cuidados necesarios (como que no ingiera pasto o heces de otros perros) DEBEMOS sacar a nuestro cachorro a pasear, para que forme buenos hábitos de socialización. Después de los 4 meses quizás sea un poco tarde para esto. 

Darle una nutrición de calidad y adecuada a su especie. 

Esta etapa es crucial para toda su vida. Un cachorro mal nutrido siempre estará mucho más propenso a enfermedades, lo que no solo evitará que seamos todos felices, sino que nos generará muchos gastos en tratamientos y medicamentos.

Es muy importante el asesoramiento de profesionales de nutrición que nos permita saber que debemos y que no debemos darle para alimentarlo.

El mercado de productos para mascotas está muy poco regulado y es por eso que la responsabilidad recae necesariamente en nosotros, los tutores.

Debemos evitar caer en una monodieta de alimento balanceado ya que es insuficiente más allá de la categoría, precio y lugar de venta. Lo ideal, versátil y sostenible es una dieta mixta con alimentos naturales frescos y un alimento balanceado de calidad potenciado.

Aprovechar al máximo los 3 primeros meses de vida del cachorro.

Es en esta etapa en la que formará su personalidad y las conductas que exhibirá por el resto de su vida. 

Es muy importante que en este período socialice con otros humanos y perros para que sea un perro tranquilo, alegre, acostumbrado al contacto humano y no exhiba conductas agresivas con otros perros. 

Así tendremos un perro acostumbrado a socializar y con el que será muy agradable dar largos paseos. 

Darle juguetes desde el primer día para que los muerda. 

Esta es una necesidad fundamental de todo cachorro y si no le damos sus propios objetos empezará a mordisquear los tuyos: zapatos, muebles, prendas, cables, etc. 

Debemos evitar esta situación porque de lo contrario entenderá que comerse tus cosas está bien y seguirá haciéndolo durante el resto de su vida. 

Además, podemos exponerlo a accidentes como electrocución u obstrucciones intestinales. 

Hoy en día encontramos juguetes especializados para perros en cualquier tienda de mascotas y a precios muy variados. No es aconsejable darle pelotas de tenis, falsos huesos blanqueados ni juguetes con pintura. 

Enseñarle a obedecer órdenes básicas. 

No necesitamos ser adiestradores profesionales para lograrlo. 

Si le enseñamos estas órdenes en estos primeros meses estará asegurando que nuestro perro responda a la llamada y suspenda conductas inadecuadas cuando se lo indiquemos, esto significa tranquilidad y bienestar para todos. ¡Y también lo cuidamos de situaciones indeseables como una fuga!

Lo único que necesitamos es disposición a pasar tiempo con él, paciencia y premios naturales. Son un excelente estímulo para su obediencia. 

Establecer rutinas y horarios desde su primer día en casa. 

Si le enseñamos a nuestro cachorro a salir a ciertas horas del día, a recibir su alimentación en unos horarios específicos y a jugar en períodos establecidos a ciertas horas del día, estarás formando un cachorro capaz de organizar sus hábitos de eliminación y adaptado a tu propio ritmo de vida. ¡Esto evitará sufrimientos para todos! 

Además, establecer estas rutinas lo ayudará a ser un peludo libre de ansiedad, equilibrado y muy pero muy educado.  Debemos trabajar con paciencia y dedicación desde los primeros meses de vida de nuestro peludo y empezar desde ya a formarnos como tutores responsables y conscientes. Esto lo hará saludable y feliz.