CLAVES DE LA COMIDA PARA PERROS

A veces es complicado saber bien qué es lo que deben comer nuestras mascotas, y sobre todo, saber si lo que les estamos dando es lo más apropiado. ¿Qué significa “comida balanceada”? Significa que contiene todos los nutrientes, vitaminas y minerales que tu perro necesita, en perfecto equilibrio. Eso es lo que queremos, ¿verdad? cuando adoptamos un animal de compañía, nos comprometemos a cuidarlo, hacerlo feliz y mantenerlo sano durante toda su vida. Para conseguirlo, uno de los factores fundamentales es proporcionarle una alimentación de calidad y adecuada a sus necesidades.

Debes fijarte bien (vos mismo o vos misma) en su composición. ¿Has leído el artículo en el que te enseñamos a interpretar las etiquetas? ¡Puede ser muy útil!

En un alimento balanceado para perros deberías encontrar:

  • Fibra: es esencial para que la digestión se realice con normalidad, evitando las digestiones pesadas y el estreñimiento, entre otros problemas. Lo ideal para un perro es un 4% de fibra.
  • Proteína: es la encargada de formar y mantener su cuerpo en buenas condiciones, todos los tejidos y músculos dependen de las proteínas para desarrollarse. Además, también juegan un papel muy importante en las defensas de tu perro.
  • Grasas: el más calórico de todos los nutrientes. Se encarga de dar energías y de ayudar a absorber las vitaminas liposolubles de la comida balanceada para perros.
  • Hidratos de carbono: de ellos se extrae la glucosa, principal fuente de energía. Es importante que sean de calidad para que la glucosa se absorba lentamente y por tanto, los niveles de energía sean prolongados. Evitá los cereales de relleno!
  • Vitaminas y minerales: micronutrientes necesarios para asimilar el resto de componentes.

Todos los elementos nutricionales trabajan juntos como un engranaje: se necesitan unos a otros para funcionar, ¡por eso, todos son indispensables en la alimentación de tu perro!

Aunque encuentres muchas “aparentes opciones” con todos estos nutrientes, debes fijarte en la calidad de los mismos. ¡Tené cuidado, no todos son iguales, ni son lo que parecen! Por ejemplo, aunque te cueste creerlo, ¿sabías que la inmensa mayoría obtienen las proteínas de desechos animales como sangre, picos, patas y plumas (harina de subproducto)  en vez de recurrir a la carne fresca o vegetales? Es mucho más barato y sí, proporcionan proteína, pero de mala calidad, bajo valor nutricional y bajo valor biológico. Ni son buenos para el sistema digestivo, ni proporcionan los beneficios que deberían y prometen.

Lo mismo ocurre con los hidratos de carbono, que en su mayoría están refinados en exceso y pierden muchas propiedades. Muchas veces, se rocían con grasas y saborizantes artificiales, que no aportan nada positivo a la nutrición de tu perro.

Lo que ahorras en alimento, ¡lo gastarás finalmente de otra manera! No te dejes llevar por la publicidad, los diseños de las bolsas, el “prestigio” de marca, o incluso por la persuasión. Lo mejor es informarse bien y elegir lo mejor.

Consejo! Elegí calidad apta para humanos. Es decir, si en los ingredientes sólo aparecen productos naturales que vos mismo podrías comer, ese es para tu peludo compañero. Evitá la harina de subproducto, los saborizantes artificiales, los colorantes artificiales, los conservantes artificiales, los cereales de relleno y otros componentes insanos.

Consejo extra! También es muy buena la ALTERNANCIA con alimentos caseros como carne magra, verduras y frutas! (podés informarte en nuestra nota: ¿Es bueno combinar alimento balanceado con comida casera?).